Los 3 principales cambios de la nueva ley de Financiamiento productivo

11.05.2018

Pymes: Factura de Crédito Electrónica

La norma introduce la figura de Factura de Crédito Electrónica, un documento de valor que representa bienes entregados o servicios realizados y no pagados y que reemplazará a los comprobantes electrónicos.Se creará un registro en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que además será la encargada de reglamentar un plazo máximo para la emisión y envío de estos documentos.

Las "Facturas de Crédito Electrónicas Mipymes" también podrán ser negociadas "mediante herramientas o sistemas informáticos que faciliten la realización de operaciones de factoraje, cesión, descuento y/o negociación de facturas", añade el texto. De ese modo, la empresa puede negociar el crédito a favor en un mercado secundario o esperar a la fecha de vencimiento del cobro.

Se simplificará la emisión de Obligaciones Negociables (ON) ya que la ley elimina la necesidad para las pymes de contar con síndico societario en la emisión de un ON garantizada. También se refuerza el carácter de valor negociable del pagaré.

Créditos hipotecarios, hacia la securitización

Los bancos reclaman hace tiempo la securitización de los créditos hipotecarios para darle sustentabilidad al sistema. Para una mayor estabilidad, las entidades financieras pedían poder descargar sus carteras de hipotecas en la industria de fondos, es decir, la creación de un mercado de deuda hipotecaria para que se puedan negociar los préstamos en un fideicomiso.

La iniciativa crea letras hipotecarias y pólizas de seguro ajustables por Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER, un índice que el Banco Central que refleja la evolución de la inflación). Así, los bancos podrán obtener más fondos para las hipotecas y securitizarlas más fácilmente.

Cambios en el mercado de capitales

La nueva norma deroga el artículo 20 de la ley del mercado de capitales actual. De ese modo, imposibilita a la CNV a designar veedores con poder de veto en los directorios de empresas que cotizaran en Bolsa, una facultad que poseía anteriormente. Además, se refuerza la facultad del organismo para dictar normas y regulaciones para la transparencia, evitar conflictos de interés y mitigar situaciones de riesgo.

Se modernizará el régimen de Obligaciones Negociables y se autorizarán emisiones en moneda extranjera. Además, se modificó la Ley Nº 24.083 de Fondos Comunes de Inversión, por lo que se igualará el tratamiento impositivo de los fondos cerrados (aquéllos en los que la cantidad de unidades representativas de participación del inversor está fija) con el de los abiertos (donde puede haber variación). Junto a los fideicomisos, se establece que ambos instrumentos no estén gravados por el Impuesto a las Ganancias, aclaró un comunicado del Ministerio de Finanzas.