La obligación rige para quienes vendan o presten servicios a consumidores finales, en forma habitual. Tienen que contar con terminales electrónicas de punto de venta (POS). Las sanciones van desde la multa a la clausura.